Alpinismo en la Cordillera Cantabrica-León

El otro día no era el mejor momento para hacer alpinismo, lo sé. Pero mis ganas de tocar nieve y escalar pudieron a todo. Este año no podemos quejarnos de falta de elemento blanco y viendo el estado de la montaña pues uno elige coger mochila antes de quedarse en casa.

Si juntamos día libre, roca mojada para escalar y un puñado de ganas no nos queda más remedio que coger las herramientas y las tablas y marchar a disfrutar de nuestra cordillera. Lo demás, y sobre todo en un año como este, deberíamos saberlo o por lo menos planteárnoslo. Mirar la meteorología, duración, horario de entrada y salida, estado de la nieve, orientación de la vertiente… qué tenemos por encima, qué tenemos por debajo, nos ha visto alguien por la zona, hemos avisado de nuestra actividad, material a utilizar…

Y en caso de… ups… protocolo a seguir, ¿Hay cobertura? ¿Tenemos plan de escape?

Y diréis “hombre Mario, esto es obvio cuando sales a la montaña”. Pues ojalá todo el mundo lo hiciera y planeara así porque ya sabéis que se ven muchos casos que todos los preliminares se saltan y nunca hay que olvidar que en la montaña no existe el riesgo cero.

Éstas y muchas más cosas son tan necesarias como las ganas que tenemos de salir al monte. Recordad que da igual quién seamos y lo que creamos saber. Que lo hayamos hecho mil veces antes no nos exime de nuestro deber de minimizar el factor riesgo. Si todo ésto lo tenemos controlado sólo nos queda lo más importante y que alguna vez se nos olvida en el trastero, el SENTIDO COMÚN.

Con toda esta combinación ya podemos disfrutar de un buen día de monte, salud y montaña compañeros.

¡Comparte si te gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *